Desde hace ya algún tiempo, he leído infinidad de artículos de prensa, blogs, medios, etc acerca de lo complicado y dramático que es ser autónomo en España. Artículos que relatan sin faltar a verdades como puños lo negativo de un realidad que tanto yo como tu (si estás leyendo este artículo) sufrimos en nuestras propias carnes.

Es verdad que vivimos en un boom del «emprendimiento» lo que implica hacerse autónomo y que muchas veces por falta de información pensamos más en los derechos que en las obligaciones que esto conlleva.

BIENVENIDO AL MUNDO DE LA AUTOGESTIÓN Y DEL CAMINAR POR LA CUERDA FLOJA, EL MUNDO DEL AUTÓNOMO.

Hace ya bastante tiempo, publiqué que me gustaría mucho retomar mi blog para escribir en mis tiempos libres sobre reflexiones; Yo soy autónomo, y me gusta serlo”, dispuesto a cumplir mi palabra y, de paso, darle vida al blog.

Me gusta mucho esta imagen y he querido representar en ella, a un autónomo preparándose para la presentación del IVA trimestral.

De inicio me gustaría comenzar haciendo un breve resumen de mi recorrido profesional, porque siempre he creído importante opinar con criterio y creo que sobre este tema puedo hacerlo ahora, ¿por qué? Básicamente porque he estado durante un periodo de tiempo consistente en los dos grandes lados del mercado laboral: empleado por cuenta ajena y autónomo.

Empezaré diciendo que entré en contacto con el mercado laboral (legalmente) a los 16 años. Mi primer contrato fue con permiso paterno (necesario si quieres trabajar entre los 16 y 18 años de forma legal sin estar emancipado). ¿Cual era mi empleo? Trabajador en una industria plástica, en la cadena de preparación de pedidos.

He sido trabajador por cuenta ajena durante 3 años y soy autónomo hasta la fecha. Hoy tengo 26 años y al menos la experiencia de haber vivido en ambas partes para opinar por lo menos con criterio y sobre lo que yo he vivido. Mi opinión. Ni mejor ni peor que otras. La mía.

YO COMENCÉ MI CARRERA PROFESIONAL, SIENDO UN TRABAJADOR POR CUENTA AJENA. SER UN AUTÓNOMO NO ENTRABA EN MIS PLANES. NI SABÍA LO QUE ERA ESO, AUNQUE HABÍA OIDO HABLAR DE ELLO.

En ese momento, mi pensamiento era, de un trabajador por cuenta ajena, con unos cuantos tópicos sobre el mundo laboral, encabezados por los siguientes:

Sobre los autónomos, mi opinión se centraba más o menos en torno a estas 2 líneas:

Lógicamente era bastante ignorante, creyendo saber de algo, como tantas otras cosas en la vida que hablamos sin experiencia propia.

CUANDO ME CONVERTÍ EN AUTÓNOMO…

Como buen autónomo, empecé a darme cuenta de verdad de cosas que había oído pero que ahora experimentaba, como por ejemplo:

Y claro, ya no me parecía tan guay ser autónomo, porque el volumen de preocupaciones, responsabilidad y cargas de todo tipo no lo convierte precisamente en una opción para para todos los públicos. En resumen, la condición de autónomo es la de un Gladiator solitario que debe enfrentarse a un buen número de enemigos, y solo saldrá airoso si es capaz de gestionar todos sus recursos de manera ejemplar.

Y entonces cuando Ecommalia empezó a crecer, además de autónomo me hice empresario con todas las de la ley, lo que implica que adquieras una nueva visión sobre los siguientes temas capitales:

Y después de escribir estas líneas, a pesar de todo esto y muchos otros miles de dolores de cabeza, puedo afirmar que: soy autónomo, soy feliz y lo más importante de todo me gusta serlo.

A partir de aquí, la segunda parte del post:

Haber creado una empresa como Ecommalia a día de hoy, pese a la inmensa carga administrativa que todo esto implica, pese a lo que suponen los impuestos y pese a los miles de impedimentos que hay en el día a día que en ocasiones te desaniman hasta el extremo. Los puntos positivos, para mi, pesan mucho más que los negativos.

Seguramente algunos, al leer esto, os penséis que escribo esto, porque me va de cine y no tenemos problemas, estamos en pleno crecimiento, acabamos de estrenar oficinas de la ostia y todo es super genial. Nada más lejos de la realidad, os podría escribir un post interminable de todos los problemas que he tenido sobrepasar; cobros que nunca han llegado, empleados que te dejan tirado, meses sin ingresar, impagos, mucha incertidumbre, insisto mucha incertidumbre (que para mí es de lo más jodido de gestionar a nivel mental), etc.

Para terminar el post, mi consejo es; si te vas a meter en esto, si eres bueno tienes un camino de oro por delante, te servirá para descubrir nuevas habilidades para gestionar tus ingresos, aprenderás aspectos comerciales, y sobre todo te harás más fuerte como persona ante cualquier obstáculo que puedas tener (que lo vas a tener seguro).

Si vienes de ser trabajador por cuenta ajena te servirá para empatizar con tu ex jefe 😉

Lo mas importante de todo, recuerda que nadie nos obliga a ser autónomo, que se trata de una decisión propia. Por mi parte, si algún día la situación me harta, volveré a ser trabajador por cuenta ajena (si alguna empresa me contrata) y seguiré con mi vida tan feliz, despreocupándome de muchas cosas y preocupándome por tantas otras.

Me gusta ser autónomo, y espero seguir siéndolo durante muchos años más, pese a la administración, impuestos, y tantas otras cosas negativas que conlleva.

Ganarme la vida con mis reglas y con mi estilo, aunque a veces tenga que tragar, ¿Y tu, estas orgulloso de ser autónomo?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.